El Síndrome de Guillain-Barré, ¿Cómo afecta a nuestra salud?, Medidas preventivas y Fisioterapia en la recuperación de las secuelas

El Síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco común que provoca un “ataque” del Sistema Inmunológico hacia el Sistema Nervioso Periférico. Dificultando la transmisión de las señales responsables de la movilidad a los músculos, ocasionando debilidad y parálisis.

¿Qué causa esta enfermedad?

No hay una causa confirmada o clínicamente comprobada, pero está relacionada con algunas enfermedades infecciosas respiratorias o digestivas (Influenza, Zika, Citomegalovirus, Hepatitis, VIH, Neumonía) que se haya padecido días atrás o en casos muy raros luego de una cirugía o una vacunación.

¿Cuales son los síntomas?

El primer síntoma empieza con la sensación de debilidad y hormigueo en los dedos de las manos o pies, seguidamente con debilidad e inestabilidad para sujetar cosas, dolor en extremidades, entumecimiento, visión borrosa y problemas de coordinación. En casos más avanzados, dificultad para recuperar el aliento, falta de aire y sensación de ahogamiento con la saliva.

¿Es peligrosa esta enfermedad?

Puede llegar a ser mortal si no es detectada y tratada a tiempo, sobre todo cuando el Sistema Respiratorio y Cardiovascular se vea comprometido. Por ello es importante tomar atención a los primeros síntomas. 

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer esta enfermedad?

Puede afectar a personas de todas las edades y ambos sexos. Sin embargo, tiene un grado levemente mayor en hombres jóvenes y adultos.

¿Es contagiosa?

No se evidencia que esta enfermedad pueda ser contagiosa, pero el tema preventivo es muy importante. Por ello, la Higiene personal, la limpieza en general y el cuidado de ingerir alimentos de dudosa procedencia, será importante considerar.

¿Existe cura o tratamiento?

Si, actualmente se realiza mediante Plasmaféresis ó tratamiento con inmunoglobulina, lo cual hospitales y clínicas están capacitadas para realizarlo.

¿Luego del tratamiento, esta enfermedad deja secuelas?

Se ha evidenciado que un 25% de los pacientes, presenta pérdida de fuerza de los músculos y por consiguiente dificultad en retomar la movilidad de piernas y brazos. En casos graves problemas de respiración. Dependiendo del estado del paciente, la recuperación total podría resolverse en 6 meses o más.

La Fisioterapia, tratamiento para recuperar la movilidad

Es importante realizar el abordaje de la Fisioterapia lo antes posible, luego de alcanzar la estabilidad médica del paciente, con el fin que su evolución sea óptima.

Las primeras actividades:
Va enfocado a la prevención de úlceras y escaras debido al largo tiempo recostado del paciente en una misma posición. Otorgando un correcto tratamiento postural y un reparto homogéneo de los puntos de las zonas de presión para evitar contracturas.

Trabajo de Ejercitación de la musculatura respiratoria:
Durante la fase aguda es importante fortalecer y prevenir complicaciones a este nivel. Buscando el reentrenamiento para prescindir de la ventilación asistida en los casos que sean necesario.

Trabajo de Rehabilitación y fortalecimiento muscular:
En esta etapa se continúa con los cuidados de la primera etapa y evidenciando los primeros signos de mejoría se inicia con la reeducación postural, uso de agentes físicos, ejercicios activos – pasivos asistidos para seguir con los ejercicios de resistencia.

Se busca hacer el cambio de trabajos sentado a los de pié para la reeducación progresiva en marcha y por último reeducación funcional, ejercicios propioceptivos, recuperación de la prensión y afinamiento de gestos que permitan al paciente reincoporarse a las actividades de la vida diaria.

Es importante concluir que la Rehabilitación Fisioterapéutica, va permitir al paciente realizar una recuperación controlada: evitando lesiones, mejorando su capacidad de respiración y manteniendo la fuerza y movilidad en los músculos de las extremidades. Buscando que su recuperación total se consiga en el menor tiempo posible.

2019-06-17T16:51:29+02:00